Siguiendo la línea conservadora de Johnny Ramone, el capitalismo de los Misfits, el republicanismo de Agnostic Front, el derechismo de Combat 84, y la irreverencia y estridencia propia del género.

Una revisión de los hechos desde una mirada de Nueva Derecha: Republicana en lo político, Neoliberal en lo económico, y Realista en lo internacional.

miércoles, 5 de mayo de 2010

La organización siniestra

Aquellos que como yo han sacado su pasado judicial y/o han salido del país les ha tocado lidiar con los agentes del DAS (Departamento Administrativo de Seguridad), una experiencia poco grata dado el nivel de grosería de estos agentes, confundiendo guachada por autoridad. Pero bueno, uno se traga el malestar con tal de ganarse un problema y salir rápido del asunto, se dice a sí mismo que es un mal necesario, todo sea en pro de la seguridad personal y del país. Pero como ya lo expuse antes ¿quién nos protege de los protectores?

El DAS cada vez más da la impresión de haberse extralimitado en sus funciones. La situación ha llegado incluso a debatirse en la plenaria del Congreso de la República, y varios candidatos acusan a dicha institución de afrentas contra su integridad personal. Pero la cosa no para ahí, se le están imputando al DAS los magnicidios de hace 20 años o más, como son los casos de Álvaro Gómez Hurtado y Luís Carlos Galán; e incluso funcionarios del actual gobierno que se esperaría apoyasen al DAS, como es el caso del ministro de gobierno, Fabio Valencia, acusan al DAS de estar chuzando desde hace 20 años o más.

Hace 20 años (o más) operaba la Constitución Política de 1886, y al parecer el paso que se dio a la de 1991 no se contemplaron los límites de los estamentos de seguridad, ya que por orden de algún superior se están cometiendo atropellos contra cualquier persona sospechosa o no, sin llevar a cabo un debido proceso. Obviamente si se ponen a declarar a viva voz todos los pasos de una investigación darán pie a que dichos sospechosos se escapen, pero por ningún lado se ve una orden judicial basada en hechos concretos que justifiquen tal sospecha, o algún procedimiento similar. Al parecer ni se tiene una presunción de inocencia.

Por supuesto, yo estoy a favor de una mayor seguridad y un cuerpo efectivo que la provea a los ciudadanos, precisamente es labor del Estado ser guardián y protector. Pero una vez más reitero que esto no se puede hacer pasando por encima de los derechos individuales y de forma arbitraria, porque hoy los perseguidos puede que sean rivales políticos, pero mañana podremos ser nosotros.

4 comentarios:

  1. personalmente he salido un par de veces, y nunca me he encontrado con una cara grata de los agentes del DAS, sin embargo tampoco he tenido ningún problema ni a la entrada ni a la salida, de hecho se me hacen sospechosamente parecidas las formas de trabajar de los locales y los del extranjero, claro está que esta puede ser mi impresión por solo haber ido a los vecinos inmediatos.

    ResponderEliminar
  2. Pues no tienen que ser gratos, igual una mala cara o un trato grosero en sus oficinas no es nada con que lo estén persiguiendo a uno porque sí

    ResponderEliminar
  3. es cierto no es nada malo una mala mirada, pero cabe realtar que ud tambien se emputaria si todo elmundo quisiera que ud hiciera su trabajo con una maldita sonrisa de oreja a oreja todo el dia

    ResponderEliminar
  4. ¡Créame que me toco un empleo así! Pero que sean rudos en esas vueltas menores es lo d emenos en este artículo, o por lo menos esa era mi inteción

    ResponderEliminar