Siguiendo la línea conservadora de Johnny Ramone, el capitalismo de los Misfits, el republicanismo de Agnostic Front, el derechismo de Combat 84, y la irreverencia y estridencia propia del género.

Una revisión de los hechos desde una mirada de Nueva Derecha: Republicana en lo político, Neoliberal en lo económico, y Realista en lo internacional.

miércoles, 12 de mayo de 2010

Hora de que Atlas despierte

Probablemente varios de ustedes no han leído La Rebelión de Atlas de Ayn Rand. La verdad es un libro bastante largo y ladrilludo, sus personajes están en algunos de los dos bandos propuestos sin matiz alguno, y bien podría haberle recortado una buena porción de páginas. ¿Por qué es este libro tan controversial, y una fuerte influencia en varias personas incluido su servidor? El relato rescata los valores del individualismo, la iniciativa propia, y el valerse por sí mismo; y ataca vehementemente a quienes se recuestan en los demás para lograr sus propósitos, y además dependen de la coerción estatal para lograr sus fines. La pregunta es: ¿Qué pasaría si los productos dejan de producir?

Si bien el libro es un tanto exagerado, no dejo de pensar que no sólo en política o en economía, en nuestra vida común la distopía que tanto ataca Rand cada vez se hace más presente. Por poner un ejemplo: actualmente en varias ligas deportivas escolares en los Estados Unidos no se lleva cuenta del puntaje de cada equipo, es más, ni siquiera cuentan las anotaciones que haga cada equipo dizque para no traumatizar a los pobres niños; incluso a los que se encuentran con cierta ventaja les ponen penalizaciones como sólo poder empujar el balón con una extremidad. Yo no sé como lidiarán las frustraciones futuras que se les presentarán a estos niños, o que tan educativo es en realidad no lidiar desde temprana edad con los obstáculos que se presenten y ver una forma de sortearlos.

No crean que esa sintomatología no se presenta acá en Colombia, de hecho no necesito hacer mucha memoria para sacar a flote casos personales donde en aras de una igualdad a ultranza, a aquellos que tienen cierta ventaja se les limita o se les obliga a compartir el resultado de sus esfuerzos. Lo que es peor, lo fomentamos en nuestro día a día, particularmente en las instituciones educativas ¿A cuántos de ustedes un profesor decidió dejarles un trabajo extra con tal de que suban la nota? ¿Eximió a los que iban pasando la materia de tener que hacer ese trabajo extra? Dada nuestra actitud que tiende a ser recostada, la mayoría celebra por esas gabelas, y de hecho solemos esperar hasta el último momento para intentar conmover a cualquier autoridad, y salir de nuestros problemas sin hacer esfuerzo alguno, y no tener que asumir ninguna responsabilidad.

Si realmente queremos lograr una mejor calidad de vida, no podemos depender del buen desempeño ajeno y quedarnos esperando que migaja nos boten. Seguro, los personajes de Rand parecen superdotados y que logran fácilmente lo que se proponen; pero mal que bien entre más grande la dificultad superada, mayores serán los resultados y la satisfacción personal. A la hora del té, uno sólo se tiene a uno mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada