Siguiendo la línea conservadora de Johnny Ramone, el capitalismo de los Misfits, el republicanismo de Agnostic Front, el derechismo de Combat 84, y la irreverencia y estridencia propia del género.

Una revisión de los hechos desde una mirada de Nueva Derecha: Republicana en lo político, Neoliberal en lo económico, y Realista en lo internacional.

lunes, 3 de mayo de 2010

En paro

Un índice de desempleo alrededor del 14 o 15%, incluso aquellos que se consideran orgullosamente tecnócratas aprueban más y más tasación, e intervención desmedida del Estado en la economía, llevamos en este plan los doscientos años que tanto celebran por estos días. Y si somos observadores podremos darnos cuenta que entre los keynesianos, progres, y rojos rojitos que conforman nuestras opciones a la próxima presidencia, tan sólo Gustavo Petro propone una reforma total… Pero es para tener más Estado, los demás quieren dejar las cosas tal y como están.

Es aquí donde podemos ver como la intervención desmedida e inadecuada causa más problemas que los que soluciona, cuando el Estado interviene como jugador y no como árbitro. Esto se debe a que para lograr tales “regular” les figura a los dirigentes usar la política de “abrir un hueco para rellenar otro”, y hacer que el leviatán coma más y más, y se haga más grande y menos efectivo, que sufra de una obesidad mórbida en otras palabras. Como bien expone el ex ministro Rodrigo Botero en el artículo que enlacé al principio de esta columna, no le preocupa una distorsión si está genera empleo; y aunque hace la salvedad de que su propuesta debe ser temporal, ya sabemos como muchas medidas temporales han parecido eternas (recuerden el 2 por mil).

Echarle la culpa de todo el problema a la esfera informe e intangible en que se ha convertido el Estado y a los economistas es fácil. Nuestra propia conducta atemorizada, y nuestra propia conducta del mínimo esfuerzo a cambio de mayor comodidad no es que sean las actitudes más apropiadas para lograr progreso alguno. Esa forma de rellenar hoyos y de paso sacar tajada que es tan frecuente en nuestros gobernantes es simplemente un reflejo de nuestro comportamiento diario, no podemos exigir más de quienes elegimos si seguimos pidiendo más y más sin hacer mayor cosa; y es eso precisamente lo que ofrecen los actuales candidatos.

Empleos habrán cuando más gente esté dispuesta a dar el todo por el todo, y el Estado no los castigue por su iniciativa. Si de una vez nos damos cuenta y hacemos caer en cuenta a quienes elegimos que un solo estamento no puede con todos los problemas, y que enderezar el camino no significa aplicar una curita y seguir avanzando por donde ya sabemos que vamos para el estanco. Mientras eso suceda, nos seguirán hablando de decencia, continuidad, cheveridad, y demás pendejadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario