Siguiendo la línea conservadora de Johnny Ramone, el capitalismo de los Misfits, el republicanismo de Agnostic Front, el derechismo de Combat 84, y la irreverencia y estridencia propia del género.

Una revisión de los hechos desde una mirada de Nueva Derecha: Republicana en lo político, Neoliberal en lo económico, y Realista en lo internacional.

domingo, 16 de mayo de 2010

Del fútbol

Ya estamos ad portas de otro mundial de fútbol, y la fiebre mundialista está que estalla, siempre el relajo es peor antes que durante estos eventos. Claro que nada se le compara al que vivimos en 1994 luego de ganarle a Argentina en la eliminatoria con un inolvidable 5 a 0, y digo inolvidable al no haber podido repetir hazaña semejante en 17 años. En USA94 dábamos por ganadora a nuestra selección, para luego ver un triste espectáculo de eliminación en primera ronda, que posteriormente le costaría la vida a uno de los jugadores. Tal descalabro lo repetiríamos 4 años después en Francia, pero sin muertos afortunadamente.

Yo la verdad no es que sepa mucho de fútbol o deportes en general, a pesar de que sí admiro a algunos futbolistas, yo sigo a algunos equipos más por filiaciones regionales y/o políticas. Pero no hay que ser muy conocedor del tema para darse cuenta que nuestro fútbol sí demuestra aquel eslogan que dice: “Colombia es Pasión”, porque técnica, habilidad, disciplina, o siquiera empuje, no tenemos; y la pasión es por parte de los aficionados, aclaro. Por alguna razón mandamos excelentes jugadores a las grandes ligas, pero la nuestra sigue siendo un desastre, y la selección no arranca.

A riesgo de sonar como aquellos que son buenos directores técnicos en las cafeterías, me atrevo a enunciar algunas consideraciones respecto a tan amado deporte. Si algo quedó claro de aquella nefasta época de las mafias es que se necesita de una buena inversión de capital para que haya un buen espectáculo, lastimosamente nadie se le ha medido a hacer una inversión LEGAL a nuestra liga local, y sumado a las acciones que aún están congeladas a causa de los dineros ilícitos, es poco probable que llegue mayor dinero a los equipos.

Algo también importante a mirar es el trato que se les da a nuestros atletas, por un lado los despreciamos como brutos, pero rápidamente pasamos a idolatrarlos como dioses humanados. Como dice el refrán, quien no conoce a Dios cuando lo ve se asusta, nuestros jugadores pasan de una pobreza estrecha a ganar mucho dinero, y de repente creen que han agarrado el cielo con las manos y que no necesitan de disciplina alguna, su sólo talento es lo que les funciona en la cancha. De hecho, si mi memoria no me falla, uno de los problemas con Jorge Luís Pinto es que era bastante exigente con los jugadores, y éstos se sentían “maltratados”.

Hablando de técnicos me parece el colmo que una vez más hayan llamado al Bolillo Gómez. No salimos de Maturana y este caballero, o de cualquiera que haga algo medianamente decoroso en el fútbol internacional. La excusa de siempre es que un técnico extranjero no conoce el fútbol local, o que incluso sería algo antipatriótico. Yo pregunto: ¿No sería bueno cambiar ese tan sonado “fútbol colombiano” que no trae resultados positivos? ¿Es antipatriota querer que la selección de fútbol mejore, y haga una buena representación del país?

Es mucha tela que cortar, y este es otro mundial donde no vamos a participar. También creo que es mucho meterle ánimos a un solo cuando hay otros donde hemos ganado y podríamos descollar, como el ciclismo o el levantamiento de pesas. De por sí, no me parece tampoco buena idea que nuestro amor por el país sólo se vea en apoyar a 11 mensos pateando un balón.

1 comentario:

  1. Lastimosamente es cierto, el futbol colombiano, necesita un vuelco total!, es increible que volvamos a lo mismo de siempre (bolillo), ahora ojala para el mundial que viene no alla ningun pretexto, ya que Brasil clasifica directamente!, pero bueno vamos a ver"
    att: Esteban

    ResponderEliminar