Siguiendo la línea conservadora de Johnny Ramone, el capitalismo de los Misfits, el republicanismo de Agnostic Front, el derechismo de Combat 84, y la irreverencia y estridencia propia del género.

Una revisión de los hechos desde una mirada de Nueva Derecha: Republicana en lo político, Neoliberal en lo económico, y Realista en lo internacional.

lunes, 24 de mayo de 2010

Cuestión de forma

Estamos ad portas de unas elecciones interesantísimas, como no se veían hace tiempo. Incluso ya con las campañas oficialmente cerradas por ley, además de encuestas, propagandas y debates en los medios; la gente del común viste con más ahínco los colores de su candidato, lo publicitan de cualquier forma posible, y los ataques hacia los rivales no han cesado. Y me refiero a los colores de los candidatos con toda premeditación y alevosía, ya que a pesar de las medidas que se han tomado para fortalecer a los partidos, el personalismo sigue reinante en nuestras elecciones.

Bueno, yo sé que el cargo de presidente cae en una sola persona y por lo tanto el aludido personalismo puede ser un tanto inevitable, pero aun así las ideas o doctrinas de un partido o alguna corriente de pensamiento no son realmente visibles; aunque una posible excepción sea Pardo, quien ha hecho todo lo posible por incorporar al Partido Liberal en sus alocuciones. Con todo y todo, incluso Pardo no parece tener mayor distingo a los demás candidatos para quien haya leído las propuestas de todos estos.

Salvo tal vez por Gustavo Petro, candidato muy claro en querer estatalizar lo más posible, y pegarle una endeudada mayor al país (haciendo que claramente yo no vaya a votar por él); todos los candidatos a la hora del té proponen una prolongación de lo ya establecido en los 8 años de Uribe. El lío real es el “cómo” del posible desarrollo de sus propuestas. Para quienes gusten del estilo del saliente presidente está Juan Manuel Santos; aquellos que creen que va haber una ruptura real con el estilo político del país tienen sus esperanzas puestas en Antanas Mockus; los fans de la verticalidad tienen a Germán Vargas Lleras, etc. Ninguno de ellos está dispuesto a acabar con subsidios creadores de miseria como Familias en Acción, tomar medidas para lograr una verdadera competitividad económica en Colombia, y muchos de sus proyectos de desarrollo recuerdan al desafortunado “pico y pala” de la era de Pastrana papá.

Así que el ataque hacia las propuestas de uno u otro candidato no tienen mayor sentido, a menos que vengan de los mamertos que militan en el Polo o en grupos más radicales. Por eso creo que sumado a la ignorancia fanática, los ataques se han basado más en las características personales y metidas de pata de cada candidato que realmente en sus propuestas. Por eso ha llegado a ser hilarante ver como muchos auto-declarados izquierdos atacan a Santos por “imperialista” o su siempre difusa expresión de “facho”, pero le hacen campaña a un candidato que tiene entre sus lineamientos buscar la forma de firmar su tan repudiado TLC con los Estados Unidos; y por el otro lado los santistas tratan de destaparle cualquier olla podrida a Mockus, cuando Santos aún no aclara bien las que se le imputan a él.

Si algo positivo se le ha podido sacar a estas elecciones en particular es que muestran un mayor grado de envolvimiento y de participación por parte de la gente, en particular de los sectores tradicionalmente considerados apáticos. Espero que este impulso se mantenga y crezca luego de los resultados de estos comicios, y que ojalá sirva para que los ciudadanos colombianos seamos más exigentes con nuestros representantes, y les recordemos que son ellos quienes nos sirven a nosotros y no al contrario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada