Siguiendo la línea conservadora de Johnny Ramone, el capitalismo de los Misfits, el republicanismo de Agnostic Front, el derechismo de Combat 84, y la irreverencia y estridencia propia del género.

Una revisión de los hechos desde una mirada de Nueva Derecha: Republicana en lo político, Neoliberal en lo económico, y Realista en lo internacional.

viernes, 30 de abril de 2010

Pensamientos aleatorios

Tenía planeado comentar el debate presidencial del martes y el debate de ayer entre los candidatos a la vicepresidencia, pero a pesar de que el debate en City TV fue el que más pareció un debate y dejó ver otro lado de los candidatos, la verdad es que no siento que más pueda agregar a lo dicho en las entradas anteriores sobre este tipo de eventos. Y los vicepresidenciales… Bueno, seamos honestos, ninguno de los vices tiene perfil de presidente, ni siquiera Fajardo quien aspiraba directamente al cargo hace poco ¿Y quién decide su voto a favor de un vicepresidente? De hecho los aspirantes a este cargo son seleccionados más pensando en la campaña que en el cargo en sí. Fue más edificante ver a Tom & Jerry (los dibujitos), que ver ese debate.

Es apenas lógico que haya alboroto cuando estamos a un mes de las elecciones presidenciales, pero cada vez es más claro que si bien la campaña es importante para llegar al Palacio de Nariño, la impresión que se recibe de los candidatos es una eterna campaña, pero pocos planes reales para el cuatrienio venidero. No nos quieren convencer de otorgarles nuestro voto con ideas claras, sino viendo como se pliegan más a lo que ellos se imaginan más puede ser del agrado de los votantes, incluso llegando a lo más populachero. No por nada Mockus quiere mostrase como un hombre de la calle, y Santos pone conjuntos vallenatos haciéndole propaganda en las entradas de las universidades.

De hecho es ridículo pasando por lo hilarante como todos los candidatos y sus partidos quieren tener una imagen “mansa”, y en teoría nada extremista. Para aquel que se tome la molestia en investigar un poco las plataformas partidistas de los seis partidos más visibles, verán como varios de estos se hacen llamar partidos de centro, ese centro que es a la vez todo y nada, particularmente aquellos que son percibidos por el imaginario común como partidos de derecha, incluido el Conservador. Yo me siento plenamente con este artículo publicado por Martha Colmenares, más que vergüenza es motivo de orgullo el definirse como de derecha, o por lo menos centro-derecha si no se quiere parecer como un radical; y razones sobran. Lo único que se demuestra es una total indisciplina doctrinaria e ideológica, además de una seria falta de identidad.

Grandes cambios no se van a ver en estas elecciones, o por lo menos los cambios que lograrían una democracia y un Estado más fuertes y más satisfactorios para la sociedad civil. Y esto pasa por comportamientos de oferta y demanda, no demandamos buenos partidos, sólo políticos que ofrezcan más, incluso aquello que se le escapa de las manos al país lo prometen a manos llenas. Tal vez este sea un buen momento para hacer una mejor demanda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada