Siguiendo la línea conservadora de Johnny Ramone, el capitalismo de los Misfits, el republicanismo de Agnostic Front, el derechismo de Combat 84, y la irreverencia y estridencia propia del género.

Una revisión de los hechos desde una mirada de Nueva Derecha: Republicana en lo político, Neoliberal en lo económico, y Realista en lo internacional.

jueves, 31 de diciembre de 2009

Ya para finalizar el año

Para despedir este año, en vez de hacer el trillado recuento, prefiero dejarles un párrafo del genial Barry Goldwater, tomado de su libro “The Conscience of a Conservative”(La consciencia de un Conservador) ¡Feliz año!

“La diferencia clave entre los conservadores y liberales de hoy es que los conservadores toman en cuenta a toda la persona, mientras que los liberales tienden a mirar solamente el lado material de la naturaleza humana. El conservador cree que el ser humano es, en parte, una criatura animal y económica; pero que también es una criatura espiritual con necesidades espirituales y deseos espirituales. Lo que es más, estas necesidades y deseos reflejan el lado superior de la naturaleza humana, y por lo tanto tienen prioridad sobre sus deseos económicos. El conservadurismo entonces considera la mejora de la naturaleza especial del hombre como su principal interés de filosofía política. Los liberales, por el otro lado, en nombre de la ‘preocupación por los seres humanos’, consideran la satisfacción de los deseos económicos que la misión dominante de la sociedad.”

lunes, 28 de diciembre de 2009

Para el día de los inocentes: Godopunk presenta su sección de humor

-Un papá conservador estaba teniendo una fuerte discusión con su hija liberal. A modo de bajar los ánimos un poco, el papá cambia el tema y le pregunta a su hija: “¿Cómo me le ha ido en la universidad?”
“Pasé papá, logré un promedio de 4.0, pero ha sido muy difícil. Me la paso estudiando todo el tiempo, y el poco tiempo libre que me queda tengo que usarlo para el trabajo de medio tiempo que conseguí para ayudar con los gastos de mi estudio. Así que no ha habido tiempo para rumba, novios, ni nada de eso.”
El papá le hace otra pregunta: “¿Y cómo le ha ido a su amiga María?”
“Muy mal papá, le quedó el promedio en 2.0. Como no estudia y se la pasa de rumba y cambiando de novio a cada rato, eso se refleja en sus notas. Además me toca prestarle dinero de tanto en tanto ya que suele andar quebrada por la rumba.”
Entonces el papá le sugiere: “Yo creo que sumercé podría hablar con el decano de su facultad para que le quite un 1.0 a su promedio y se lo den al de María, así ambas tienen un aceptable 3.0, y además le da la mitad de su sueldo a ella así ninguna de las dos está quebrada.”
La hija responde indignada: “¡Ni por el putas! No me voy a romper el trasero para que esta vaga se aproveche de mi trabajo.”
Y el papá le responde: “¡Bienvenida al partido conservador mija!”

-Estaban tres perros: uno colombiano, el otro venezolano y el tercero cubano. El colombiano le dice a los otros dos perros: “Allá en Bogotá uno puede ladrar una o dos horas, y luego alguien sale con un trozo de carne para regalárselo a uno.”
Y el venezolano pregunta: “¿Qué es carne?”
Y el cubano pregunta: “¿Qué es ladrar?”

-Después de una larga espera, un montón de vueltas burocráticas y largos ahorros, un cubano finalmente logra comprarse un carro en La Habana. Cuando le entrega el dinero al último funcionario del gobierno cubano, éste le dice: “Listo caballero, usted recibirá su auto dentro de 10 años.”
“Por la mañana o por la tarde”. Pregunta el comprador.
“¿Y qué importa si es por la mañana o por la tarde si es dentro de 10 años?”
“Es que el plomero va por la mañana”.

-P: ¿Cuál es la diferencia entre un cachorrito y un izquierdista?
R: Que el cachorrito deja de chillar cuando crece.

-P: ¿Cuál es la diferencia entre un izquierdista inteligente y Piegrande?
R: A Piegrande se le ha visto.

-P: ¿Cuál es la diferencia entre un izquierdista y una sanguijuela?
R: Que la sanguijuela deja de chupar sangre cuando uno se muere.

-Estaba Fidel Castro dando uno de sus largos discursos en La Habana, y de repente se escucha entre la multitud: “chicle, maní caramelo”. Castro ignora esto y prosigue con su discurso y vuelve a escuchar entre la multitud: “chicle, maní caramelo”. Castro lo vuelve a ignorar, y a la cuarta vez que escucha esto dice enérgico: “¡Ya estuvo bueno caballero! ¡Al próximo que yo escuche que diga eso le voy a patear el culo hasta Miami!”
Y toda la multitud empieza a decir: “chicle, maní caramelo”.

domingo, 27 de diciembre de 2009

Una balanza guiñada

Acaba el año y empiezan a salir todo tipo de balances acerca de los resultados de éste. No hace falta saber de estadística o ser muy observador para darse cuenta que en materia económica no nos fue bien, basta con mirar cómo atravesamos la que posiblemente fue una de las navidades más tristes de los últimos años: al menos en Bogotá la gente casi no decoró, los centros comerciales no estuvieron tan llenos, e incluso el alumbrado público fue paupérrimo (a mí me gusta pensar que es por reducir costos, y no que se hayan tumbado la plata), y en general hubo un ambiente letárgico.

Los medios liberales como la revista Semana han aprovechado todo este tiempo de crisis para atacar los mercados libres y ensalzar al modelo keynesiano, que es el principio del intervencionismo desmedido por parte del estado. El estado al intervenir y controlar los precios, genera las especulaciones en la compra de acciones. Caso claro fue precisamente lo que pasó con la finca raíz en Estados Unidos, cuando el congreso demócrata de 2006 empujó la vieja ley de Clinton sobre adquisición de vivienda, haciendo que la gente comprara más de lo que podía pagar, y al acumularse esas deudas se creó la famosa burbuja que cuando estalló fregó la economía de ese país, y las repercusiones aun se sienten. Estos medios no dejan de llamar a las fallas de su tan alabado modelo “capitalismo salvaje” ¿Será una treta para jalarnos al socialismo?

Es interesante leer en la mencionada revista, una de sus columnistas, Ma. Jimena Duzán, en su artículo “De Gatos Gordos” hace referencia a un profesor del Cato Institute quien critica el uso que se dio a los salvavidas financieros que el presidente gringo Barack Obama otorgó a los bancos, y a la vez aplaude el reclamo que hizo dicho presidente por este comportamiento. Es interesante primero porque el Cato Institute es un gran defensor del libre mercado, incluso puntúa a las naciones con mayor libertad en su economía; segundo porque lo que subraya de forma negativa dicho profesor y por lo que se lamenta Obama es una prueba de cómo dichos “estímulos” propician la irresponsabilidad que precisamente atenta contra el libre mercado ¿De qué se tiene que preocupar uno de estos obesos felinos si Papá Gobierno siempre lo va a salvar de la bancarrota? (Y adivinen de dónde saca el dinero).

En nuestro país además de las repercusiones creadas por dicha burbuja tuvimos que vivir las propias, principalmente por la caída de las captadoras ilegales de dinero como DMG, en las cuales muchos ingenuos angurrientos perdieron casi que todos sus ahorros e incluso algunos su patrimonio cuando estas empresas cayeron. Algunos critican que el presidente Uribe las hubiese desmontado, o a veces no el hecho del desmonte, sino la forma en que se llevó a cabo. De todos modos se trataban de transacciones al margen de la ley, y eventualmente su cierre no sería de forma amable; pero estas captadoras no fueron el único dolor en nuestros bolsillos, también hay que tener en cuenta el mal manejo de nuestra economía por parte de la gestión uribista, ya que parece haber entendido mal todos los conceptos de la economía de libre mercado, o economía de derecha si lo prefieren. Es verdad que en esta escuela se habla de recortes de impuestos para estimular a la economía en general, y en eso se basó la presidencia actual para otorgar las tan mentadas gabelas tributarias. Y nadie, ni adherentes ni opositores, parece notar que la idea es que dichas gabelas deben otorgarse a la mayor cantidad posible de ciudadanos; y es cierto, el sector que parece beneficiarse más es el empresarial al ser el que más impuestos paga, pero lo que ha hecho Uribe es no sólo limitarlas al sector empresarial, sino a un pequeño grupo de éste, dando así pie a la competencia desigual. Sumémosle a esto otra cosa: para que los recortes tributarios funcionen, es necesario que el gobierno primero corte con varios de sus gastos o de lo contrario es él quien queda en bancarrota, y como bien podemos advertir, el gasto gubernamental ha subido en estos últimos 7 años y medio; pero como no se puede echar para atrás las gabelas ya otorgadas, se ha aprobado un impuesto de guerra y se habla de subir el IVA a un 20%, sin mencionar otras reformas tributarias nada alentadoras.

Concedo que una economía 100% libre no es viable, como no es viable una sociedad sin un ente que la regule, incluso en Hong Kong (la economía más libre del mundo según el Cato Institute) el gobierno tiene ciertas potestades, y sí se necesita de un marco de referencia y unas reglas claras. Y pueda que la falta de ahorro y el consumo excesivo sean nocivos, lo que es molesto es que quieran endosarle al libre mercado los males causados por su tan cacareado keynesianismo. Es precisamente la intervención desmedida de los estados lo que hace que simples contracciones económicas se transformen en terribles depresiones, o incluso como pasó en 1929, cuando el gobierno dio la solución adecuada siendo ya demasiado tarde. Precisamente los gatos gordos son los que aseguran que se siga repitiendo la frase de Nixon: “ahora todos somos keynesianos”.

jueves, 24 de diciembre de 2009

¡Feliz Navidad!

Una feliz Navidad les deseo a mis lectores y detractores. Y siguiendo con el espíritu de esta columna les quiero presentar una alternativa para aquellos como yo que no gusten de la música navideña tradicional, la canción “A gun for Christmas” del disco navideño de los Vandals: “Christmas with the Vandals, Oi to the world!”.

Como algunos sospecharán, no sólo el título de la canción es algo republicano, el líder y único miembro original de la banda, Joe Escalante, es otro de los Conservative Punks. Escalante además de ser el bajista de esta banda, es el propietario de Kung Fu Records y Kung Fu Films, tiene un título y especialización en leyes y tiene su propia oficina en este campo, y también da consejo legal en su programa radial “Barely Legal Radio”, y tiene un blog donde habla de religión, ya que por sus raíces mexicanas es un católico devoto.

¡Qué lo disfruten!

miércoles, 23 de diciembre de 2009

A grandes aspriaciones, grandes problemas

Los lectores asiduos de esta página habrán notado que no se publicaron artículos en los dos días anteriores. A lo mejor pensaron que al igual que muchas otras personas en esta temporada, yo me había ido de vacaciones. Nada más alejado de la realidad: empecé a trabajar como voluntario en la campaña de la precandidata presidencial conservadora Marta Lucía Ramírez; ya que con una sola columna de opinión no se hace mucho, y es bueno tomar acción, también porque considero que Ramírez es la precandidata más afín con mis ideas.

Básicamente su propuesta es dar los espacios para que las personas puedan hacer empresa y así generar empleo, aumentar las oportunidades de educación, promover una ética ciudadana, y además darle continuidad al programa de seguridad del gobierno actual. Todo esto es consecuente con sus labores anteriores hechas durante sus gestiones como ministra y senadora, como el proyecto de Jóvenes Emprendedores y el diseño de la Seguridad Democrática. Invito a quienes lean este artículo a ver el enlace de su campaña en mi página, y se formen su propia opinión. Y ya hablando directamente con ella es reconfortante ver que aún quedan personas que esperan fortalecer a las instituciones y no a sus propias imágenes, y le dan prioridad a las ideas sobre las figuras.

Pero ninguna campaña está exenta de problemas. Uno de éstos es la falta visibilidad de la precandidata, ya que varias personas apenas recuerdan su paso por el ministerio de defensa, y es algo en lo que estamos trabajando fuertemente, acompañando a Marta Lucía Ramírez a hablarle directamente a la gente en la calle. El otro es un poco más grave, ya que Ramírez también se ha visto atrapada por nuestra lenta y engorrosa justicia, que no decide si ella pierde la investidura de senadora, lo que haría que no pueda aspirar a la presidencia. De lo que se le acusa es de haber hecho un contrato con la entidad estatal Bancoldex durante los 6 meses en los que no se les permite actuar como contratistas del estado a aquellos que se lanzan al Congreso. Lo curioso de la denuncia es que se hizo un mes después de que ella renunciara al Senado y decidiera irse tras la presidencia, y no cuando se posesionó como senadora. Además esto coincide con el momento en el que le cantó sus tres verdades a sus antiguos compañeros del Partido de la U. Y cabe anotar que a pesar de que Bancoldex es una entidad estatal, la legislación que la cobija aclara que se trata de una entidad de economía mixta, es decir, tanto pública como privada, y en particular la Ley 80 de 1993 señala que los contratos que celebra Bancoldex son íntegramente contratos de derecho privado, por lo tanto, no habría tal contratación estatal.

El fallo se ha venido aplazando indefinidamente, y ahora por las fiestas parece que sólo habrá razón de éste en Enero del próximo año. Es posible que esta acusación haya sido hecha por jugadores de póker, que hacen su campaña acochinando la de los demás, y no pueden creer que haya alguien que a diferencia de ellos, no gusten de untarse. El proyecto político de Marta Lucía Ramírez es viable, y sería genial que ella pudiera llevarlo a cabo, y si por las razones que sean ella no puede hacerlo, luego vendrá quien si pueda. Eso es lo bueno de trabajar en función de ideas, y no de personas.

Motivo de pena y repudio

He proclamado, y lo haré hasta el último aliento que me quede a riesgo de sonar repetitivo, que prefiero la paz sobre la guerra. Mi experiencia y la historia me han enseñado que si bien es loable lograr una paz negociada, ésta no se logra mostrándose débil ante el oponente.

Las FARC una vez más han demostrado que su propósito no es la paz, y lo hicieron con los asesinatos recientes de los defensores de derechos humanos Manuel Moya Lara y Graciano Blandón, el pasado 17 de diciembre, y el cruento homicidio perpetrado contra el gobernador de Caquetá, Luís Francisco Cuellar. No se trata de reclamar por el asesinato de un copartidario, de personas con ideas afines, honestamente no tengo idea de cuales eran las políticas del gobernador y de los otros dos hombres asesinados; se trata de repudiar el asesinato de seres humanos por parte de un grupo que se dice ideológico, pero al parecer sus ideas son tan débiles que sólo pueden ser proclamadas y defendidas por las vías de hecho.

Ante el peso de estos hechos es claro que las políticas de seguridad deben ser continuadas y a la vez mejoradas. Es impensable que alguien quiera defender estos crímenes atroces, y todavía no se dé cuenta que la "lucha revolucionaria", es un concepto sin piso.

Desde mi humilde columna, mis condolencias a las familias del gobernador y los dos defensores.

domingo, 20 de diciembre de 2009

La minoría silenciosa

Anoche toqué con una de las bandas donde participo en un evento llamado “3er Festival Local de la Juventud y el Trueque”. No voy a hacer alusión al desorden del evento, a lo aburridas que fueron la mayoría de sus presentaciones, la poca asistencia en un evento gratuito, ni tampoco al hecho de que sus organizadores no le cumplieron a las bandas; este tipo de sucesos creo que ya los he mencionado ampliamente en otros artículos. Es probable que varios de mis lectores digan “¿pues que esperaba?”, cuando se percaten del tema que quiero tratar en este artículo.

Como era de suponerse, el evento estuvo cargado de un fuerte contenido político, y no quiero decir fuerte porque haya habido ideas contundentes, sino por el barullo que querían armar gritando las mismas consignas de forma repetida. En cada oportunidad promovían el anti-capitalismo, el anti-imperialismo “yanqui” y las ideas rousseanas que dicen que una sociedad primitiva es una sociedad moralmente elevada. Lo que hace a todo esto más divertido, es que dicen odiar a los gringos, pero no sólo se visten como alguna contracultura que tiene sus orígenes en algún país desarrollado, o por lo menos usan jeans y tenis, además también usan equipos Fender y Electro-Harmonix entre otros, los cuales se publicitan como “the all american brand” (la marca enteramente americana) o mínimo son considerados como tales, lo cual me parece que contradice un poco los propósitos de quienes vociferan en contra del supuesto imperio. En ese orden de ideas los únicos que me parecieron consecuentes, fueron los músicos de la banda de música andina.

A pesar de que en teoría se promovía la libertad de ideas, lo más seguro es que si yo o alguien con ideas afines hubiera tomado el micrófono, los abucheos y rechiflas no hubiesen dejado escuchar este tipo de ideas, eso si no es que ocurren agresiones físicas. Llama la atención como estos grandes “rebeldes” no aceptan cualquier cosa que vaya en contravía a sus trasnochadas ideas, y como aquellos que no las compartimos tenemos que comer callados. Era de esperarse que en el momento en que yo me encontraba montándome, saboteé el discurso del mamerto de turno, quien parecía no percatarse que a su lado estaba alguien que usaba una camiseta de Ronald Reagan.

Algo que me parece genial de estas épocas post-modernas y aguachentas, es que lo chocante sea ser conservador. Es realmente inesperado que alguien joven y que guste de la música rock o cualquiera de sus vertientes, no sea un mamerto. Si bien mi opinión es que las mejores bandas suelen presentarse como apolíticas así algunos de sus miembros tengan posiciones claras y definidas, y que aquellas bandas que se basan más en promover ideas políticas y/o religiosas suelen hacerlo en detrimento de su música, tal vez vaya siendo hora de reunir a todos aquellos que son “bichos raros” dentro de las comunidades de “bichos raros”, y empezar a ser la piedra en su zapato.

viernes, 18 de diciembre de 2009

Pasó en un frío invierno danés

No hacía falta ser vidente para darse cuenta desde un principio, que al igual que el Protocolo de Kyoto, la Cumbre por el Cambio Climático en Copenhague iba a ser un mal chiste. Toda la idea alrededor de este evento era establecer entre todos los países participantes si existe un calentamiento global, si éste es generado por la humanidad, y qué medidas se deben tomar ante éste. Pero toda la reunión no ha sido más que trapicheos, lloriqueos, acusaciones y quejidos, en vez de datos científicos, propuestas concretas, debate inteligente, y posibles soluciones. El ambientalismo cada vez más se parece a una patilla, verde por fuera y rojo por dentro.

Las manifestaciones a las afueras del sitio de reunión eran de esperarse, como los gobiernos escandinavos mantienen a muchos vagos dentro de sus fronteras, éstos prefieren armar relajo en lugar de ir a buscar trabajo. Igual, por mucho que griten no hacen mayor mella en lo que suceda adentro. Caso distinto es lo que se diga en las alocuciones de los primeros mandatarios de las naciones existentes, quienes se suponen son gente seria. El Gorila Rojo, que nadie se explica por qué no le ponen un cronómetro cuando pasa al estrado, se fue de lengüilargo acusando al capitalismo por todos los males del mundo y cómo solamente el socialismo lo podría salvar, y lo dijo muy a su estilo personal de tirapiedras de universidad pública. Evo Morales al ver a su patrón dar tan elocuente discurso no se podía quedar atrás, e insistió con los mismos argumentos cansados y trasnochados de Chávez que el capitalismo debía ser erradicado. El único aporte original que dio en su discurso, demostró que Evo es un personaje “mononeural”: como logró hacerse al poder por otra temporada más en la presidencia de su país con un referendo, ahora propone referendo para todo, hace poco pidió un referendo sudamericano para las bases gringas en Colombia, y ahora su gran idea es hacer un referendo mundial sobre el calentamiento global; además de eso, “ReferEvo” propone fundar un tribunal climático mundial, es decir, otra pérdida de tiempo y dinero como la ONU, la OEA y los NoAl.

Para los que creyeron que este tipo de manifestaciones, muy aplaudidas por cierto, solo las hacían nuestros tropicalísimos vecinos, ahí también estuvo en la parranda el “presidente” de Zimbabwe, Robert Mugabe, acusando a diestra y siniestra los males que ha causado el capitalismo, pero al igual que los otros, sin mostrar algún caso concreto. A mí me late que Mugabe es uno de los héroes de Chávez, ya que lleva dirigiendo a su país desde 1980, su economía es de las peores del mundo, la gente se le muere de hambre y se le acusa de varios genocidios. También Europa sacó a relucir su lado feo con el tristemente inepto Primer Ministro español José Luís Rodríguez Zapatero, quien repitió el discurso panfletario, y además agregó muy inspirado que la Tierra sólo le pertenece al viento.

Lo que no me quedó claro entre tanta verborrea es ¿por qué el hecho de que haya diferencias sociales hace que el planeta se caliente? Al parecer proponen al socialismo como solución ya que parece tener alguna base “naturista”, ya que al parecer un pueblo más atrasado es un pueblo más virtuoso, así sus derechos fundamentales sean inexistentes. Yo diría más bien que necesitamos más capitalismo para salir de este posible embrollo, ya que es el único sistema que permite que aquellos que tengan ideas de cómo lograr una tecnología más limpia, las desarrollen y las comercien; ganan ellos dinero, nosotros comodidades, y el medio ambiente un respiro. Pero nada de eso se habla en Copenhague, donde el único calentamiento se siente en la cumbre, ya que fuera de ésta cayó una fuerte nevada que disipó hasta a los más feroces huelguistas.

miércoles, 16 de diciembre de 2009

Que geniales son nuestros servicios

Hoy tuve que hacer un reclamo a la Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá, ETB. La conclusión de tal diligencia me puso a pensar ciertas cosas.

A veces parece que nos olvidamos de aquella época en que este organismo era una empresa pública, y no sólo eso, era la mejor representación de cómo el Estado es un muy mal administrador. Las largas colas, el que era normal que el servicio fallara, y un sindicato más preocupado por preservar los puestos de trabajadores mediocres que por hacer una buena labor; además, al no tener competencia alguna, sólo les faltaba poner un aviso en la entrada de reclamos que rezara “No nos importa, porque no tenemos que hacerlo”. Finalmente en el año 2003 se logró privatizar algunas acciones y el manejo de la empresa, y a decir verdad si mejoró bastante su servicio, y por añadidura actualmente compiten por sus clientes las empresas Telmex, y UNE, hasta donde tengo entendido.

Siendo yo tan amigo de la privatización y de la competencia entre empresas, alguien diría que este es un escenario ideal para mí ¡Error! Tengan en cuenta que ETB y UNE, aun sacan del erario de sus respectivas ciudades, con decirles que el Distrito Capital aun posee el 88.4 % de las acciones de la primera, y las Empresas Públicas de Medellín poseen el 99.9999052876037% de las acciones de la segunda. Eso indica que el riesgo de quiebra de estas empresas es casi que nulo, ya que en cualquier emergencia el Gobierno les seguirá inyectando capital proveniente de nuestros impuestos, por lo tanto el captar clientes y mantenerlos los tiene sin cuidado. Esto desemboca en que al ser Telmex la única que parece ser privada (no da mayor información sobre sus inversionistas), tampoco le importa mucho su servicio al cliente, ya que cuenta con la llegada de aquellos que se desesperan con la ineficiencia de las empresas públicas.

En mi caso puntual esperan que pague el doble de lo usual porque no se registró un cambio que se pidió en Julio, y al parecer hasta ahora se dan cuenta, que conveniente en pleno diciembre. Y no sólo es ETB, el ICETEX también ha quitado créditos porque sus beneficiarios no recibieron sus recibos de pago a tiempo, o por tener saldos escandalosos de 400 pesos. Por ello decidí no pagar la cuenta este mes y esperarme al otro, si no puedo darles regalos a mis allegados porque además de la baja en mi trabajo, tengo que pagar por errores ajenos, que ellos también se esperen el cobro de su prima. Yo sé que no haré mayor diferencia, pero es la forma que muestro mi indignación, y ojalá más pudiesen hacer lo mismo.

Los monopolios y los oligopolios, que vienen siendo como la misma vaina a la hora del té, son realmente nocivos para una economía de libre mercado, contrario a lo que erróneamente creen la mayoría de personas. Y son aun más peligrosos cuando los controla el leviatán del Gobierno. Por favor, dejen que las empresas sean manejadas por aquellos que saben y están dispuestos a hacerlo, que la verdad son muchos, ya es fastidioso el tener que recibir los servicios de una empresa porque es la menos peor y no la mejor.

martes, 15 de diciembre de 2009

¿Quién nos protege de los protectores?

Hay un monopolio que sí considero debe quedar en potestad del Estado, y es el de la protección de la ciudadanía. La policía, el ejército, el cuerpo de bomberos y demás estamentos de esta clase, deben estar a cargo del gobierno, ya que de responder estos a algún interés privado estaríamos en una guerra de clanes como la que hay en Somalia. Con esto dicho, parece increíble que aun tomando esta medida, algunas de estas instituciones empiecen a funcionar como las antiguas SS.

De acuerdo, a los criminales y en especial a los terroristas no se les encuentra en conventos, y alguien que realizar un trabajo sucio para dar con estos. El Departamento Administrativo de Seguridad, DAS, es la institución encargada de este tipo de casos, y por eso se le otorgan ciertas concesiones... para hacer un omelette hay que romper unos huevos ¿verdad? Pero la bulla que está generando este organismo es ya motivo de preocupación.

Que se espíe a personas sospechosas tiene sentido. Que políticos de la oposición se quejen porque creen que los espían tampoco, suelen armar mucha alharaca y ser paranoicos. Pero que no les paren bolas a estas graves acusaciones hace que se levanten sospechas nada saludables sobre el DAS. Incurrir en instigaciones e incluso amenazas es algo más propio de los criminales de los que se supone nos están protegiendo, y todas las denuncias por parte de gente amenazada por el DAS ha llegado a unos niveles insoportables. El hecho de que personas como la periodista Claudia Julieta Duque se vayan del país huyendo del mismo gobierno que se supone debe procurar su bienestar es inaudito, más cuando las amenazas ya ni siquiera iban en su contra sino contra su hija, jugada más ruin. Si en serio existen pruebas incriminatorias, lo apropiado es que se arreste al perpetrador, y se lleve todo con el debido proceso, de eso se trata el estado de derecho.

Se amenazó con cerrar el DAS, pero parece que como siempre se trata de una palabra suelta sin ningún impacto. Tal vez no sean directamente la guardia pretoriana del presidente, pero el DAS si parece seguir la agenda personal de algún personaje siniestro. Lo siento, como dicen los grafiti mamertos “pensar distinto no es un crimen”, y lo único que se crea con este tipo de procedimientos no es seguridad sino inseguridad generalizada. Bien lo dijeron Ospina y Caro: “Se trata de libertad ordenada, no de orden a toda costa.”

La amenaza fantasma

Es divertido como en las elecciones posteriores a la Constitución de 1991 tenemos a cada chiflado lanzándose para presidente en cada temporada de elecciones. No me refiero a campañas como la de mi amigo René Segura, quien con humor muestra las claras fallas de nuestro sistema, y por quien me interesé a votar hace 3 años al parecerme los otros candidatos inviables. Me refiero a personajes de la talla del torero por la presidencia, los patilludos anti-corrupción, el candidato de los cuarzos o Gloria Gaitán, cuyas aspiraciones se hacen bajo todas las normas de una candidatura oficial, pero no dejan de ser una payasada.

En esta temporada electoral no estamos exentos de este tipo de candidaturas, y no me refiero a la de Gustavo Petro, la actual tiene un tinte algo macabro. El pasado viernes 4 de diciembre se entregaron 21 cajas que contenían 1.054.172 firmas apoyando la candidatura de un tal Robinson Alexander Devia González, a quien hasta el momento nadie le ha visto la cara. Sólo se sabe que representa a un movimiento llamado La Voz de la Consciencia, cuya dirección registrada de su sede oficial es un lote baldío en Fontibón, y su página no da mayor información, salvo un discurso plagado de retórica populachera prometiendo devolverle el poder al pueblo.

Es incierto si se trata de una simple treta para llamar la atención o algo por lo que en realidad debamos preocuparnos. Algunos comparan las apariciones de los seguidores de este movimiento con las manifestaciones de los seguidores de David Murcia Guzmán, en especial por su grandilocuencia ¿sería arriesgado pensar que se trata de un brazo político de éste? Ya su hermano, o algún familiar, está haciendo campaña para lanzarse al Senado de la República; y es claro que al igual que muchos otros en este país, DMG quiere excusar sus actividades criminales con un discurso político.

Figuró esperar a ver si sale más información sobre este candidato fantasma, lo más probable es que no haga muchas olas en las próximas elecciones. En el mejor de los casos se tratará de otro carismático manipulador, que demuestra el lado feo de la participación ciudadana.

lunes, 14 de diciembre de 2009

Una prueba más de que el autoritarismo extremo es izquierdista

Allá atrás en el año de 1939 se firmó el pacto Molotov-Ribbentrop en el cual las "bellezas" de la época, la Alemania Nazi y la Unión Soviética, pactaban un acuerdo de no agresión que posteriormente sería violado. Como ambas partes no se querían mucho que digamos, establecieron límites claros repartiéndose a Polonia y otros países en el Báltico, y además repartiéndose el espectro político. Por eso hoy en día se considera que el comunismo es de izquierda, y el nacional-socialismo, a pesar de ser socialismo, es de derecha; dejando por fuera en esta repartición a la democracia, la repartición de poderes, los derechos individuales, y el libre mercado, lo que yo consideraría la verdadera derecha. Recordemos que ambos regímenes fueron extremadamente autoritarios, ya que les parecía inconcebible que alguien no comulgara con sus utopías.

Tomando eso en cuenta me resulta divertido, inclusive hilarante, la nota que público hoy La Silla Vacía, “La U, el amigo secreto de Samuel”. Como no va a causar gracia que el Partido de la U, un partido cuya propuesta se basa en el apoyo incondicional al presidente Uribe, un autoritario de primera línea, sea el principal apoyo dentro del Concejo de Bogotá del alcalde Samuel “Ungenio” Moreno, quien es uno de los representantes de la vieja ANAPO dentro del Polo Democrático, que como todos sabemos se jacta de ser el principal opositor a la presidencia actual, y gusta de hacerle la corte al Gorila Rojo, un personaje “nada” autoritario dicho sea de paso.

Juan Manuel Santos quien acaba de recibir la dirigencia de la U debe estar dichoso con sus copartidarios, luego de ser quien más ha clamado a viva voz que la alcaldía de Ungenio ha sido la más corrupta de las alcaldías bogotanas. Y no se equivoca, este apoyo está basado en puestos, cargos y quien sabe que otras prebendas que les otorga el burgomaestre ¡Pero claro! La verdad es que Ungenio se ha mostrado como alguien que no le gusta que la gente fume en los sitios que se suponen existen para eso, o prefiere aplicar toques de queda en ciertos sectores de la ciudad. Los unionistas por su parte le dieron la gobernación de Cundinamarca a Andrés González haciendo coalición con los liberales, otros anti-uribistas, demostrando que tan solo se trata de otra disidencia del partido rojo ávida de poder.

Claro que se necesita de autoridad. Para que el gobierno logre sus labores básicas que son proteger a sus ciudadanos mas arbitrar y establecer el orden entre ellos, no puede asumir una actitud pusilánime. Pero cualquier autoritarismo desmedido usualmente está fundamentado en la protección excesiva, ya sea de nosotros mismos y/o de una ideología que se supone nos hará a todos felices, y ya sabemos quiénes son los adeptos a este tipo de comportamiento.

domingo, 13 de diciembre de 2009

Fragmentación y división azul

Ayer pensaba escribir un artículo sobre mi preocupación acerca de los conflictos al interior del Partido Liberal, el cual parece haber perdido su norte y no saber que camino tomar, y me preocupa porque lo considero el rival digno en una contienda electoral a diferencia del Polo y otros partidos trasnochados. Menos mal no lo escribí, porque como dice el viejo adagio “no mires la paja en el ojo ajeno…” ya que las puyas que se mandan entre Andrés Felipe “Uribito” Arias y Noemí “Miss Simpatía” Sanín, los principales precandidatos conservadores, no son simples codazos entre tendencias distintas dentro del partido, para nada, son realmente ataque que van a la yugular, y hasta han metido al ex presidente Andrés Pastrana en la contienda.

Algo que no le han podido perdonar al Delfín Pastrana fue el tremendo chasco del Caguán. Los colombianos, amnésicos como somos, nos olvidamos de cómo queríamos tener una paz negociada con las guerrillas y evitar más derramamiento de sangre compatriota, por esta razón tanto Pastrana como Serpa hicieron de los diálogos de paz parte de su campaña. Pastrana erró gravemente en concederles tanto terreno a los guerrilleros, pero en toda negociación hay que ceder algo; igual con el Plan Colombia Pastrana iba fortaleciendo a las fuerzas armadas mientras se daban los diálogos en el Caguán, y además supo mejorar la economía del país, la cual venía muy mal de manos de Samper. El chasco sirvió para demostrar que las guerrillas no querían la paz, y por ende, los colombianos votaron por el candidato que prometió enfrentarlas hasta el último rincón, y que supo aprovechar ese ejército y esa economía fortalecidos. Entonces que no venga ahora Uribito a echar muchas pestes sobre el “pastranismo”, cuando su mentor y él se vieron beneficiados por éste al recibir estos beneficios. Es más, no comprendo porque insiste en ponerle en bandeja de plata a alguien que nunca ha sido de la colectividad conservadora, de hecho, Álvaro Uribe Vélez le metió al ya atestado tarjetón nacional dos partidos más durante sus campañas presidenciales.

Es cierto que Miss Simpatía anda muy inspirada estos últimos días, bien advirtió sobre el retroceso de la penalización de la dosis mínima, e hizo bien en recordarle a Uribito que sería ético de su parte renunciar a la candidatura para dedicarse a defenderse de los cargos que se le imputan, y hasta donde tengo entendido, la decencia es una de las premisas conservadoras. Claro que a su vez Uribito se la sabe devolver reclamándole por la interrupción de la transmisión de la entrada de los militares al palacio de justicia cuando ella era ministra de comunicaciones. Recalco acá como una vez más Miss Simpatía ha hecho gala de no saber o no poder responder a una pregunta directa, y como ella y sus seguidores creen que ser moderado es saltar de una posición a la otra sin ningún reparo, a pesar de que ella insista que no es persona de rodeos e insinuaciones. Sanín tampoco se salva de haber engrosado el tarjetón con partidos paleros en ocasiones anteriores.

Lo que debería ser un entretenido y encendido debate de ideas, se ha visto reducido a afrentas personales e insultos de plaza. Es triste darse cuenta que estos dos son los que lideran las encuestas azules, y aunque no me parece tan buena idea despotricar de los miembros del partido propio (cosa que debería aprender este kínder), la verdad no puedo augurar nada bueno para el partido conservador en estas futuras elecciones.


PD: Aprovecho este artículo para informarles a mis fieles lectores que finalmente llegué a una decisión de por quién votar en la próxima consulta. Me voy con Marta Lucía Ramírez, quien a pesar de asumir la típica postura de acción afirmativa de toda candidata mujer, va más en línea con mis ideas de libertades individuales y económicas, tiene amplia experiencia ministerial y fue una de las senadoras más aplicadas del pasado congreso, y por lo menos tiene una hoja de vida pulcra comparada con los especímenes mencionados. Así no gane, será mi voto de consciencia.

viernes, 11 de diciembre de 2009

Una cadena de eventos

Con todos los relajos mediáticos que se han armado los últimos días, y con la efervescencia de las fiestas de fin de año, parece que muy pocos han advertido que al presidente Uribe se le terminó el plazo para presentar su candidatura a un tercer mandato. Ahora tímidamente aparecen de nuevo menciones sobre los referendos que pretenden realizarse en algún momento de la historia.

El congresista Roy Barreras, le pidió a la Corte Constitucional pronunciarse sobre el referendo de la cadena perpetua para violadores de menores, para saber si ésta falla a favor de su constitucionalidad, y de ser así, poner en marcha toda la logística institucional para llevar acabo su votación. Lo que espera Barreras, y los demás miembros de su colectividad, siempre tan considerados, es colgarle el referendo reeleccionista a este otro solamente para reducir costos.

Por enésima vez acusaré al referendo reeleccionista como una muestra más de cómo priman las figuras sobre las ideas y la institucionalidad en nuestra sociedad, y de cómo eso no da pie a la democracia sino a las dictaduras tropicales. Y es curioso como en nombre de la democracia las instituciones quieren delegarle sus funciones a la ciudadanía, falta poco para que digan que la nuestra es una democracia popular, y la diferencia entre democracia y democracia popular es la misma que hay entre camisa y camisa de fuerza. Que se necesitan leyes penales más fuertes y condenas más severas, eso no es un secreto, pero es deber de quienes hacen las leyes el reformar el sistema penal, no del ciudadano común. Empecemos por preguntarnos ¿Quién no quiere condenas más severas para los violadores de menores? Tal vez sólo las madres de estas bestias no quieran que los encierren de por vida, o que se les aplique la pena capital, como muchos si quisiéramos.

Se están levantando muchas cortinas de humo, y lo que parece darnos más poder en realidad nos lo está quitando. Como dijo Benjamín Franklin, aquel que renuncia a su libertad por obtener seguridad, no merece ninguna de las dos.

jueves, 10 de diciembre de 2009

Una guerra pírrica

Se volvió a penalizar el porte de la dosis mínima en Colombia, un retroceso fatal para la “Guerra Contra Las Drogas” así no lo parezca. Aunque tristemente la única persona que denunció públicamente este hecho fue Noemí “Miss Simpatía” Sanín, no es la primera vez que una idea pro-legalización sale de éste lado del espectro político, y me incluyo en aquellas voces que claman que toda esta pugna ha traído más costos que beneficios.

Por coincidencias de la vida, durante esta semana estuve leyendo el Ideario de Álvaro Gómez Hurtado, dónde se toma un discurso que él hizo en una universidad de Washington en 1979, cuando apenas empezaba a salir a flote la sombra del narcotráfico. En su discurso Gómez se anticipó a muchos de los cruentos hechos que serían cometidos por los carteles en los años posteriores, haciendo referencia a la incapacidad institucional frente a este problema. Anotó certeramente como el alto costo de éstas no se debe a la dificultad para producirlas, sino a su ilegalidad, y por ello sus dineros dan para comprar la consciencia de cualquier tipo de autoridad. Hemos visto que similarmente a la era de la Prohibición de Al Capone, lo que ha generado el carácter ilegal de las drogas son mafias más poderosas, violentas y estrafalarias que la del criminal mencionado, causando grandes impactos sociales y económicos negativos por la cultura del dinero fácil. Como bien dijo Gómez, si se comparan los costos anteriormente expuestos con los perjuicios que sufren los consumidores de estupefacientes, se verá que estos últimos son un mal menor.

Muchos ven con desdén la posibilidad de una legalización por dos motivos muy fuertes. Uno es que normalmente este tipo de propuestas son presentadas por malos representantes que le mueven esas extrañas fibras puritanas a la gente, en particular aquella que tiene por alto estatus tener un gabinete lleno de botellas de licor. El segundo y más grave se debe a que la ponencia de estos proyectos suelen venir de una izquierda extrema que los plantea no por considerar que se trate de una decisión personal o los argumentos que expuse en el párrafo anterior, no, se trata más de una afrenta directa a la Iglesia Católica, la cual es natural que recomiende la abstinencia y prohibición de estas substancias; e irse lanza en ristre contra la fe mayoritaria del país es algo obtuso en mi opinión.

No quiero hacer una apología a la cultura de las drogas, ya que la encuentro grotesca y estúpida. Pero hay que tener en cuenta que si seguimos persiguiendo como delincuentes a aquellos que deben ser tratados igual que los que consumen trago y llegan a ser alcohólicos, seguimos dando pie a la cultura de dinero fácil, que no es muy distinta a aquella que nos quiere igualar con el mismo rasero; no por nada Pablo Escobar se creía Robin Hood, y los grupos armados ilegales encuentran un gran sustento económico en esta actividad. Mientras sigamos cerrados a contemplar otras posibilidades, seguiremos poniendo los muertos.

miércoles, 9 de diciembre de 2009

Una época de reflexión

El fin de año como fenómeno económico es algo bastante interesante. Incluso en las recesiones económicas más duras, en Diciembre a razón de los regalos, el consumo se dispara. No sólo se dispara el consumo, sino también se disparan los empleos de temporada, siendo estos mayoritariamente informales. Luego llega Enero y el sentimiento de guayabo es generalizado, porque a pesar del derroche festivo, las cuentas siguen llegando y mucha gente prefiere posponer los pagos hasta Febrero, y cuando se dan cuenta ya empezaron el año en la quiebra. Además de eso, muchos tienen otro guayabo de cambio de año, a muchos se les vencen sus contratos.

Atrás quedaron las épocas en que una persona le dedicaba toda una vida a una empresa, la norma de hoy son los contratos a un año. Es una curiosa rotación anual que se da en más de una empresa, y me hace preguntarme si esa falta de continuidad realmente les conviene a las empresas. Es de esperarse que los trabajadores que no den la talla pierdan su puesto, pero un año me parece muy poco tiempo para que adquiera el conocimiento práctico que se requiere en cualquier cargo, no sé si a las empresas les es conveniente estar haciendo inducciones cada tanto. Más teniendo en cuenta que a pesar de que la educación superior sigue estando fuera del alcance de muchos, cada año crece más el número de graduados universitarios que se estrellan con la realidad al ver que a pesar de su cartón, no saben nada. Y hay que ver las peticiones que se ven en las páginas de empleo, llegan a solicitar cosas muy estrictas por sueldos que dan risa. La verdad, tal parece que son pocas las empresas no ofrecen mayor cosa distinta al sueldo para asegurarse la lealtad de sus empleados, y sospecho que se debe a tanta regulaciones a la hora de hacer contratación que antes no existían ¿si ya tienen seguro, pensión y salud, para que darles más bienestar? Además de los fuertes impuestos que le caen al que decida hacer empresa.

Cabe anotar que cada tanto sale un artículo acusando este tipo de tendencias, normalmente diciendo que son las nuevas generaciones de trabajadores las que son inquietas, y que brincan de puesto en puesto. Es natural que si alguien no siente que puede avanzar laboralmente, o si le ofrecen un sueldo mejor en otro lado cambie de trabajo, más teniendo en cuenta que hoy en día se aspira a muchas más comodidades que en épocas anteriores. Otro argumento esbozado en estos artículos es el hecho de que muchos trabajadores que deberían pensionarse no lo hacen, reduciendo así el número de cupos laborales. De todos, este es el argumento más idiota, ya que va de la mano con aquel que ataca las nuevas tecnologías de producción. Pareciera que prefieren gente trabajando en condiciones obsoletas, mal remunerados, pero eso si, en masa; esta es el tipo de gente que le encanta ir de vacaciones a Cuba. Así como la tecnología ha hecho obsoletos algunos empleos, ha generado otros ¿O alguien extraña al repartidor de hielo? El hecho de que la población haya subido implica que el consumo también, y que más bien ha sido falta de miras el no aumentar la cantidad de productos en venta.

Falta de miras, trabas legales y mentales, e incertidumbre… es mucho por lo que tenemos que reflexionar. Los dejo con esas inquietudes, pero supongo que todos estaremos embolatados en la algarabía navideña ¡Felices Fiestas!

martes, 8 de diciembre de 2009

El por qué de mi posición política

A mí me gusta que me digan reaccionario. Al ver como se arma tanto alboroto, como se promueven ideologías que no son más que lobos con piel de oveja, y como aun hay apoyo a grupos violentos, alguien tenía que reaccionar. Muchos me preguntan como es posible que alguien como yo, que tiene piercings y tatuajes, escucha música ruidosa, no tiene una creencia religiosa definida, y lleva un estilo de vida poco común se defina como conservador. La respuesta está precisamente en estas características que acabo de mencionar. En ningún otro sistema económico y social, como lo es la democracia capitalista, hubiese logrado yo desarrollar estos aspectos de mi vida, que podrán parecerles a algunos una bobería, pero para mí son importantes.

Es cierto que lo más visible del movimiento conservador, casi a nivel internacional, es su ala tradicionalista/religioso, y por eso la gente del común no ve las otras tendencias que se encierran dentro de este conglomerado ideológico; en mi caso me considero un republicano o liberal-conservador que llaman. Muchos creen que se trata de un movimiento que quiere volver a la edad media y restablecer instituciones tremebundas y obsoletas como la inquisición, pero para aquel que es inquieto de mente y le guste investigar, se dará cuenta que desde Burke en adelante, incluyendo a Ospina y Caro en Colombia, la tesis principal del conservadurismo es precisamente conservar aquello que funciona y desechar aquello que no, y mirar con detenimiento los cambios que se dan. La idea es ser en cierta forma pragmático y evitar los radicalismos.

Después de la música, lo que más me llamó la atención del punk fue la idea del individualismo y el “hazlo tu mismo”. Eso fue lo que me impulsó a hacer trabajos menores para reunir el dinero que necesitaba para mi primer bajo y mi primer amplificador, y al ser comprados con el dinero por el que yo trabajé, ni mis papás se sentían en el derecho de decirme que música debía tocar con estos aparatos. Fue un duro golpe cuando participé en mis primeros conciertos con otros punkeros; la dejadez y decadencia en la que vivían y algunos aun viven, ya eran motivos de sobra para dar la vuelta e irse, y fue ahí donde me di cuenta que la anarquía y el anti-capitalismo hacen que salgan a flote los Napoleones. A punta de matoneo esperaban que yo le permitiera a todo aquel que quisiera usar y abusar de los instrumentos que yo gané con mi esfuerzo; además todo lo que según este colectivo era y no era punk, se instruía como dogma, y el no estar en éste acarreaba sanciones físicas. Si así era en una pequeña comunidad ¿cómo sería algo así a nivel nacional? Ninguna iniciativa, la música que hacían ni siquiera tenía la pulsión vibrante que me llamó la atención desde un principio; se trataba de gente que esperaba que se les pusiera en un pedestal por vivir como desechables.

Fue este individualismo el que me llevó a darme cuenta que precisamente un sistema que permite que uno trabaje por lo que quiere, y no trate de pensar por uno cuales son sus necesidades primordiales, es el que permite que cada uno de nosotros desarrolle esa parte que considera única de su ser. La experiencia me ha enseñado que no somos individuos aislados, sino individuos que vivimos en sociedad, y por eso aunque sería ideal que nos pudiésemos regular solos, se necesita de unas instituciones que arbitren entre nosotros, la idea del gobierno pequeño pero fuerte expuesta por Ronald Reagan o Álvaro Gómez. No digo que los sistemas sean perfectos, pero si dan el suficiente campo para actuar cuando aparecen errores. Por eso mi decisión de conservar aquello que creo ha sido el mejor modelo para alcanzar la libertad.

lunes, 7 de diciembre de 2009

Algo pequeño que se salió de proporción

Si señoras y señores, me refiero al caso de Nicolás Castro, el sobresaliente estudiante universitario, defensor de las grandes causas sociales, incapaz de matar una mosca, quien cometió el error de creer que la internet es una zona franca donde se puede decir cuanta barbaridad. En principio no le quise poner mayor atención al asunto, ya que no creo que se trate de un caso de política sino de sentido común ¿a quién se le ocurre amenazar públicamente a uno de los hijos del presidente? Hay que estar muy mal de la cabeza para cometer ese tipo de bravatas contra la familia de alguien que ocupa un cargo tan delicado como es el de primer mandatario de la república; un cargo donde se ganan muchos enemigos de forma gratuita, y cualquier amenaza debe ser tomada como algo serio.

Curiosamente el caso de Nicolás Castro se parece cada vez más al caso de Alger Hiss en la comisión McCarthy durante los años 50 en Estados Unidos, es decir, un caso donde se empieza a ver quien es quien en la ciudadanía común (el caso Hiss fue uno de los eventos definitorios de la creación del movimiento conservador en Norteamérica). Tanto ha sido el escándalo, que Castro incluso apareció en los titulares y portadas de los grandes medios periodísticos. Se ha visto como se arman grupos en facebook pidiendo su inmediata liberación, y convocan marchas a su favor, y por otro lado estamos los que pensamos que aquello que se le vino encima se lo ganó por su propia estupidez. Más que por instigación, Castro debió haber sido arrestado por “estupidez agravada”.

Se alega que se está atentando contra la libertad de expresión, que se trataba de una broma, y que por qué no se han procesado a los creadores de otros grupos que hacen este tipo de amenazas a otras personas en internet. Primero, como he insistido repetidamente en esta columna, toda libertad conlleva una responsabilidad, y eso es algo que los mamertos no soportan. Yo estoy de acuerdo en que exista oposición, de eso se trata una democracia; pero una cosa es hacer pública una inconformidad con el mandatario de turno y rechazar sus actividades, y otra muy distinta amenazar a éste o a su familia, lo que es un delito en nuestro país ¿Una broma? La página no hablaba de ponerle un pastelazo en la cara precisamente, el lenguaje era bastante fuerte, y no daba espacio para ambigüedades o asomos de ser un sarcasmo. El último alegato me parece el más inteligente, y se alega que por esa razón debería ser liberado, en vez de aprovechar la oportunidad para exigir una mejora en nuestra rama judicial, lo que sería lo más sensato, ya que todos estamos de acuerdo en que ésta es ineficiente; otro caso de zurdos protegiendo al criminal y no a la víctima. También hay que tener en cuenta que a diferencia de los otros amenazados, Jerónimo Uribe íi presentó una denuncia.

De acuerdo, la pena que enfrenta Castro es mayor a la que enfrentan criminales más peligrosos, y así como merece un juicio justo, si se le encuentra culpable merece un castigo porque si incurrió en un delito. Nicolás Castro es la muestra de lo que sucede cuando se pretende prolongar excesivamente una rebeldía adolescente, esperanzada en que las cosas salgan como uno quiere sin tener que hacerse cargo de si mismo, y que además pretende que sus berrinches no generen consecuencias.

jueves, 3 de diciembre de 2009

Y así vamos a salir de pobres

Apareció hoy en la versión digital del diario El Espectador, y supongo que en la impresa también, un artículo cuyo título reza: “Tramitología, principal obstáculo en Bogotá para crear negocio”. La verdad no creo que esto sea algo que sorprenda a los lectores, ya que en Bogotá vivimos con la burocracia como si se tratara de la hermana boba a la que nunca podemos sacar de nuestra casa. El artículo se basa en un informe hecho por la Cámara de Comercio de Bogotá donde se especifican las principales causas por las cuales existe dificultad para crear negocios en esta ciudad.

El informe resalta que antes una persona se tomaba 57 días para crear empresa y ahora se toma dos, pero de todos modos se necesita simplificar los trámites de seguridad social y pago de impuestos. Otras de las razones mencionadas, y cito, son: “la burocracia, la alta tributación, corrupción, altos costos de instalación y operación, y legislación anticuada.” Entre las de menos incidencia son: “falta de cultura de negocios, inseguridad, ausencia de capital y falta de profesionales adecuados.”

Como no le corresponde a esa institución, o no lo quiere hacer, la Cámara de Comercio de Bogotá no señala las causas de esta tramitología. Desde Jaime Castro, a quien se le entregó una alcaldía al borde de la quiebra, todas las alcaldías bogotanas han dado grandes pasos achacándonos más impuestos, y ni hablar de las últimas dos (tal vez ese sea el punto en común de los Tres Tenores). Como la izquierda cree que el dinero es una gran torta que debe ser repartida, que si alguien tiene más es porque le quitó al otro, acude a grandes tributaciones para que de esta forma los grandes héroes de la redistribución puedan igualar la “riqueza”. Al parecer no les pasa por la cabeza que crear tanta oficina de recaudo y control es precisamente lo que da pie a que haya más corrupción. Eso sí, el periódico al ser un tanto amistoso con esta tendencia política, subraya que el problema es más de educación, a pesar de que el informe dice que es uno de los males menores. Eso si se rescata que por primera vez se habla sobe la calidad de esta y no sobre su cantidad, que suele ser el discurso.

Se habla en el artículo de unificar trámites, lo cual no vendría mal, pero no se sugiere ni por error que se recorten las altas tributaciones y altos costos mencionados ¿Así como esperan que más gente quiera hacer empresa, incluido el capital extranjero? Porque seamos realistas, la empresa privada es la mejor forma de generar los ingresos y los empleos que tantos gobiernos prometen, pero si no la fomentamos, no esperemos que nos llueva el dinero o que se nos agrande la torta.

miércoles, 2 de diciembre de 2009

La resolana verde

Un rasgo en común que tiene todo el espectro político colombiano es tener una plataforma ecológica. Enfatizando la gran biodiversidad que existe en nuestro territorio, tanto derecha como izquierda, a diferencia de otros países, incluyen propuestas ambientales en sus campañas, así esta sea la hora en que no se han aprovechado bien nuestros recursos. Por eso no sorprende que casi todos los precandidatos y candidatos presidenciales asistan hoy a un foro para discutir sobre los retos de Colombia frente al cambio climático, precisamente pocos días antes de realizarse la Cumbre de Copenhague.

Bogotá antes era más fría de lo que es ahora, eso es innegable ¿Cuál es la causa? Difícil de decir, porque los verdes son una clara muestra de que la gente necesita creer en algo. Como renunciaron a la religión (postura respetable), entonces la ciencia se les volvió su biblia, y así como hay muchas interpretaciones de los textos sagrados, los verdes sólo usan aquellos artículos científicos que respaldan sus nociones preconcebidas. Ya han salido a flote varias investigaciones que prueban que el cambio climático no fue generado por la humanidad. De todas formas, cualquier persona que haya tenido siquiera un leve contacto con estudios científicos, sabe que muchos de los resultados que arrojan los laboratorios son sólo aproximaciones, teniendo en cuenta que se trata de un ambiente controlado. Si hace 800 años los científicos concordaban que la Tierra era el centro del universo, hace 600 que ésta era plana, y hasta hace uso años que eran nueve los planetas que orbitaban alrededor del Sol; el que ahora concuerden algo me genera fuertes dudas.

En repetidas ocasiones he comparado al ambientalismo con el comunismo, y las razones son muy sencillas. Así como en la antigua Unión Soviética había una élite que declaró atea a toda la nación, y que ellos sabían que era lo mejor para toda la población, los ambientalistas buscan que TODOS sigamos sus hábitos y costumbres, porque ellos creen saber que es lo mejor para nosotros. No se dejen engañar por la apariencia mansa que quieren proyectar, ya últimamente vemos como algunos son los causantes de vandalismo en las calles, y hasta ataques a la integridad de las personas, y hay que ver como se ponen cuando alguien les discute sus ideas de una “mente abierta”. Aunque parezca lo contrario, pareciera que buscan un estado totalitario.

Son pocos los que toman verdaderas iniciativas para preservar el ambiente sin tener que agredir a los demás. Rescato la labor de fundaciones como Nueva Sociedad, que busca enseñarles a los recicladores como usar sus habilidades para hacer empresa. Es decir, matan dos pájaros de un tiro, por un lado crean una empresa dedicada al medio ambiente, y por el otro le dan una mejor forma de ingreso a gente sin recursos; no por nada estaba la maquinaria corporativista viendo la forma de hacerse con la exclusividad de dicha industria, se dieron cuenta que si es posible hacer ecologismo y dinero a la vez. Por mi parte prefiero acceder a los servicios de Nueva Sociedad, por lo menos contratan a la gente que tiene experiencia en la labor. Opciones hay, y se puede preservar el medio ambiente sin imposiciones ni normas coercitivas, lo que pasa es que hay que pensar, y eso es algo que la gente por facilismo prefiere no hacer.

martes, 1 de diciembre de 2009

El mal tercio

Otra noticia que da vueltas desde hace rato, y que sé que no sólo me tiene a mí mareado, es la licitación del tercer canal privado. La verdad ha sido un tema al que ha sido muy difícil seguirle el hilo, porque el uno dice, el otro responde otra cosa, que al fin sí, que al fin no, que será sandía o será melón. Una de las quejas más recurrentes de la oposición, es que el presidente está viendo la forma de otorgársela a un grupo de interés que lo favorezca, particularmente el grupo Planeta. La única manifestación al respecto que me pareció sensata, vino por parte de lo presidentes de los canales privados actuales, es que las condiciones para el tercer canal sean las mismas que se les exigieron a Caracol y a RCN.

Más allá de cualquier pelea, para mí es evidente que lo que ocurre es el choque de varias fuerzas. Por un lado vemos como a papá gobierno aun le cuesta trabajo confiar en la inversión privada, y le gusta controlar en exceso y ponerle trabas a ésta para asegurarse que esté totalmente bajo sus riendas; y hay que ver como son los canales públicos, otra de las tantas muestras de cómo el estado es mal administrador, ya que se trata de canales desactualizados y de calidad pobre. También se siente la fuerza de los monopolios de la información, temerosos de que haya alguien que les pueda quitar a su audiencia, y les quite esa sensación de tener la sartén por el mango. Y no sólo me refiero a los grandes grupos privados, también incluyo a aquellos que se perciben débiles, y exigen que alguien más provea de los medios para que puedan expresarse, en este caso el gobierno, así éste no les sea muy de su agrado; lo cual es notorio con todos los escándalos que han armado al respecto.

Parece que nadie ha considerado que una forma de mejorar la televisión nacional es dejar tantas regulaciones y normas confusas, cosa que facilitaría el acceso de más grupos a construir su propio canal de televisión, que el gobierno venda los canales que ya tiene, y dejar que los televidentes sean quienes elijan el canal que prefieren. Todo esto bajo un marco de reglas claras y concisas para evitar abusos o confusiones entre libertad y libertinaje. Claro que con un ente tan ineficiente como la Comisión Nacional de Televisión, la cual a veces parece la más abierta de las instituciones, y a veces parece tener una mano dictatorial; no le tengo mucha fe a que esto suceda en un futuro cercano.

A la hora del té no entiendo cual es el bochinche con el asunto este del tercer canal, para saber que nos van a poner aun más telenovelas ridículas, series mediocres, películas mal dobladas y cortadas, noticieros sesgados tratando de parece neutrales, y los pocos espacios culturales o de opinión a horas en que cuesta seguir despierto.