Siguiendo la línea conservadora de Johnny Ramone, el capitalismo de los Misfits, el republicanismo de Agnostic Front, el derechismo de Combat 84, y la irreverencia y estridencia propia del género.

Una revisión de los hechos desde una mirada de Nueva Derecha: Republicana en lo político, Neoliberal en lo económico, y Realista en lo internacional.

miércoles, 30 de septiembre de 2009

¿Agro Ingreso Seguro? He ahí el problema

En un principio, y sólo basándome en los programas de propuestas, pensaba votar por Andrés Felipe Arias, alias Uribito, si se llevaban a cabo la consulta conservadora este pasado 27 de Septiembre; ya que su propuesta era la más similar a mis ideas, y era una buena forma de darle continuidad al gobierno del presidente Uribe sin necesidad de una segunda reelección. Pero este candidato se trae una sombra bien macabra, que acabó haciendo que yo lo repudiara como mi candidato, incluso antes de aplazarse la consulta. No sólo fue por lo que se veía venir, que es la “delicadeza” principal de Mme. Cepeda, que de ganar le entregaría el partido en bandeja de plata a Uribe. Ahora sus malos manejos en el ministerio de agricultura están saliendo a flote.

Ya que estoy tan sincero hoy, he de decir que realmente todo este relajo de los subsidios otorgados a gente rica no me sorprende, por el contrario, me parece que es un claro caso del rebaño volviendo al redil. Si no se hubiese armado tanto escándalo, ya pronto hubiésemos visto al jefe de la agremiación de agricultores volando en jet privado, como lo hace su homónimo estadounidense, ya que en varios de los estados agrícolas es imposible acceder a un cargo público a menos que se ofrezcan más subsidios al agro; tanto así, que si uno compra una casa en ciertos sectores de esos estados, recibe el subsidio sin necesidad de estar cultivando algo.

Todo esto es consecuencia natural del sistema de subsidios, del cual se aprovechan desmedidamente aquellos que Ayn Rand en sus escritos caricaturiza como “saqueadores”; y estos se dan en cualquier nivel de la sociedad. Yerra garrafalmente Uribito al creer que darles dinero a estos saqueadores va a motivar la creación de empleo, está confundiendo la teoría de la economía supply-side con el sistema de subsidios; un saqueador al saber que tiene un ingreso asegurado sin hacer esfuerzo alguno, se conforma con éste y no busca la forma de hacerlo crecer, o por lo menos generar un ingreso aparte para no depender de éste eventualmente.

En Nueva Zelanda, país mayoritariamente agrícola, durante la estadía de Roger Douglas en el ministerio de finanzas se cortaron todos los subsidios al sector agrícola. Claro, protestas hubo por montón, en especial por parte de la izquierda, a la que le encanta victimizar a la gente que dice proteger, y tratarla de bruta e incapaz. ¿El resultado final? Una vez pasadas las manifestaciones, la producción en dicho sector aumentó considerablemente, claro, al no haber dinero gratis, la gente tuvo que trabajar para ganárselo. Entonces realmente no comprendo tanta bulla alrededor de la metida de pata de Uribito, es simplemente la perpetuación de un sistema fallido, donde los saqueadores son premiados y aquellos que trabajan son castigados.

martes, 29 de septiembre de 2009

y mientras tanto en Europa...

Mientras en Colombia los partidos de izquierda realizaban sus consultas populares el pasado domingo, en Alemania se llevaban a cabo las elecciones parlamentarias, donde se ratificó el gobierno de la actual canciller Angela Merkel.

Lo que llama mi atención en particular de estas elecciones es el regreso de la alianza natural entre los partidos derechistas de ese país: la Unión Cristiana Democrática, CDU, y el Partido Democrático Libre, FDP (éste último de mi especial predilección). Dicha coalición fue el equipo ganador que lideró Helmut Kohl entre 1982 y 1998, que no sólo reunificó a Alemania, sino que la hizo una de las economías más fuertes de Europa, tal vez la más fuerte. El periodo anterior, por una táctica política y una larga negociación, fue una incómoda coalición entre el CDU y su principal rival el Partido Socialdemócrata, SDP; la cual trató de encontrar un punto medio entre las plataformas de ambos partidos, y a pesar de eso, Merkel logró hacer que Alemania fuera de los primeros países en salir de la pasada recesión económica. Ahora que la derecha vuelve a ser coalición, una de sus primeras medidas serán varias reformas al tan laudado sistema de subsidios europeo.

Todo aquel que se llama a si mismo progresista en este lado del charco se le llena la boca y los calzones, apoyándose en la propaganda de Michael Moore, cuando se menciona el sistema subsidiado europeo. Lo que parecen no darse cuenta los progresistas, es que ese régimen es cada vez más insostenible, haciendo que no sólo la clases altas, sino también las clases medias paguen impuestos exagerados; sino que hace que mucha más gente se vuelva dependiente del estado y no quiera hacerse cargo siquiera de si misma. Lo más divertido es que aquí incluso partidos que se dicen de derecha incluyen este tipo de propuestas en su plataforma, y Obama no encuentra la forma de imponérsela a los gringos; mientras que en Europa, por medio de Merkel, Sarkozy, entre otros, e incluso en Canadá, a cargo de Stephen Harper, lugares donde tuvieron su origen este tipo de subsidios, buscan la forma de ponerle trabas a este tipo de medidas.

Una vez más la historia nos muestra lo que funciona, y lo que no; funciona mejor si el estado deja trabajar y cada persona vela por si misma en vez de ser dependiente. También muestra, como lo dije en algún artículo anterior; que a la derecha le conviene más que superemos nuestras pequeñas diferencias, y trabajar juntos por aquello que representamos.

jueves, 24 de septiembre de 2009

Un lugar para cada cosa

Si hay un vicio que me repugne es el cigarrillo. Lo considero molesto además de cochino, y en mi casa no hay ceniceros porque está prohibido fumar. Pero hay que aceptar que a pesar de todos los esfuerzos, y todas las advertencias que se han hecho, hay gente que va a seguir con ese insalubre hábito. Pero como siempre, los zurdos creen saber que ellos tienen la idea perfecta de cómo debe la gente llevar su vida; ahora a través de nuestro “queridísimo” alcalde, Samuel “Ungenio” Moreno, le dio hace unos meses por prohibir el consumo de cigarrillos dentro de los bares. Que si bien me siento favorecido por esta norma, no deja de parecerme arbitraria y mi pregunta es: ¿Entonces dónde van a fumar?

Si bien entiendo que no se permitan este tipo de actividades en espacios públicos, y en especial donde hay menores de edad; pero el espacio que existe precisamente para que un adulto beba alcohol y fume tabaco, si gusta de ello, es un bar. Algunos me alegan que es por salud que se toma esta medida, pero la verdad es que alguien que se va de rumba no lo hace porque sea algo saludable, de hecho conscientemente va a intoxicarse. Si alguien va a un sitio pensando en su salud, normalmente es a un spa, o un centro de yoga o algo así. Más bien debería es respetarse la propiedad privada de los dueños de los rumbeaderos, y que estos decidan individualmente si el tabaco les es favorable o no a su negocio. Igual uno como no fumador está en todo su derecho en no entrar a un sitio si ve que éste tiene el aire blanco de tanto humo. Además si fuman adentro, las colillas se quedan adentro y son recogidas por el personal del establecimiento; mientras que ahora nuestros andenes están hasta el tope de colillas, además de chicles, excremento de perros y demás basura. Recuerden, lo que es de todos no es de nadie (tristemente).

Bueno sería que las personas pudieran vivir sin recurrir a cosas como el tabaco o el alcohol, pero la verdad es que muchos no pueden vivir “a palo seco”, y hemos visto como las prohibiciones y la represión lo único que traen son más dolores de cabeza para todos; cuando una buena solución sería darle su justo lugar a cada cosa.

martes, 22 de septiembre de 2009

La Guerra Fría, una vez más...

Recuerdo que cuando estaba en la primaria, las clases de geografía nos contaban sobre dos Alemanias, divididas por el muro de Berlín, una Yugoeslavia, y una gran potencia llamada Unión Soviética. En el paso de primaria a bachillerato, se cayó el famoso muro y un par de años después los profesores de sociales se veían en figurillas enseñándonos acerca de una sola Alemania y un montón de países con nombres raros en el este de Europa y en Asia; además de tener que explicar una nueva constitución y el hecho que los antiguos territorios nacionales eran ahora departamentos.

La Guerra Fría, llamada así porque sus dos actores principales no tuvieron un enfrentamiento armado directo, es recordada como una época de mucha tensión entre los antiguos aliados de la Segunda Guerra Mundial. El mayor de los temores era la posibilidad que se desatara una guerra nuclear. Pero durante la década de 1980 entre las presiones ejercidas por Reagan y Thatcher, y la política de la Glasnost de Gorbachov, que demostró que muchos soviéticos no soportaban más comunismo; se llegó al final de esta etapa de la historia. Y a pesar de que seguía habiendo conflictos en el planeta, la década posterior estuvo enmarcada por un enorme optimismo. Pero no hay dicha eterna. Aun existen dos Coreas, Cuba comunista, y el romanticismo por los “ideales revolucionarios” Persiste en Latinoamérica alimentado por europeos que no saben que hacer con su tiempo de sobra.

A razón de estos y otros factores como el 9/11, una vez más empieza a crecer la tensión y el desconcierto ante cada situación internacional que bien podría llevar al temido holocausto nuclear. Y a diferencia de hace veinte años, ya no vemos esta tensión a lo lejos como por una vitrina televisiva; la tenemos justo al lado, cruzando la frontera. Chávez, el Gorila Rojo, se alía con naciones que muestran un claro desprecio por la cultura occidental, entre estas la imponente Rusia, que por su propia corrupción no supo asimilar el capitalismo, y ahora culpa a sus antiguos oponentes por esto. Cosa aprovechada por éste para iniciar otra carrera armamentista cuyo fin no es claro. Y al igual que muchos de sus antecesores, el presidente estadounidense, Barack Obama, muestra una posición débil ante esta situación, como si los largos años de détente no hubiesen prolongado la anterior Guerra Fría. Muchísimo más preocupante es el hecho de que se trata de un dirigente con mentalidad de víctima, que cualquier manifestación de oposición la acusa de racismo en su contra; y a pesar de todos sus esfuerzos por mejorar la imagen de su país, los mamertos siguen hablando de “imperialismo”. (De seguro Carter lo defiende para que haya un presidente con una peor imagen que la suya).

Si se trata de una situación temporal, o estamos volviendo sobre lo andado sólo el tiempo lo dirá. Quisiera ser optimista y esperar que el asunto se resuelva rápido, pero una vez más el futuro se ve frío e incierto.

domingo, 20 de septiembre de 2009

Pan y Circo en La Habana

Hoy se han regodeado los medios hasta la saciedad con el concierto de Juanes en La Habana. Como suele suceder, para éstos el hecho de que un paisa venda carajillos en la entrada de la bolsa de Nueva York ya es triunfo nacional, ni hablar si se trata de un cantante repetitivo cuya música es sonsa e inofensiva ¿Pero que tan inofensivo es en realidad Juanes? Si bien su primer concierto por la paz pudo entenderse como un acto hippie que esperaba distensionar los ánimos entre Colombia y Venezuela, haciendo un concierto en la frontera de los dos países, el concierto de hoy muestra claramente de qué lado está Juanes. Su manager podrá defenderlo diciendo que él toca para la gente y no para sus regímenes, y cierto es que la población cubana tuvo un momento de alegría que los hizo olvidar por un día su diaria opresión, cosa que me parece preocupante.

Los Beatles en sus largas giras se rehusaron a tocar en Sudáfrica por sus políticas de apartheid, y lamentaron haber tocado en las Filipinas cuando estaban bajo el mando de Marcos; no sólo por el maltrato que recibieron, sino también por ver como éste tenía a la gente. En 1978 Johan Cruijff y otros futbolistas se negaron a participar en el mundial de Argentina porque sentían, correctamente, que se trataba de una fachada por parte de la junta militar. Entonces no vengan ahora con cuentos diciendo que Juanes lo hace sólo por dar un concierto más y promover la paz, claramente en su retórica hippie él ve a Castro y Guevara como héroes, y no como los asesinos y opresores que son. Muy distinto al Papa Juan Pablo II, acérrimo opositor al comunismo, quien aprovechó su visita para instar a los cubanos a resistirse a la dictadura.

Cantantes de pacotilla es lo que nos sobra; ahí tienen a Cabas, Shakira o Fanny Lu; y los producimos con cierta regularidad como para estar perdiendo el tiempo con uno que claramente prefiere que la gente viva en la miseria.

sábado, 19 de septiembre de 2009

Una breve revisión histórica

Hace un par de días terminé de leer un libro escrito por el ex presidente Misael Pastrana llamado “Partido Social Conservador”, donde claramente intentó basado en una compilación de discursos propios, mostrar una plataforma ideológica convincente sobre la dirección que debía seguir el partido para conseguir más votantes, poniéndose en ese peligroso centro político que en el mejor de los casos es borroso e indefinido y en el peor lleva a grandes concentraciones de poder y vastos populismos. De dicho texto pude sacar tres conclusiones que bien pueden aplicarse a la actualidad:

1-Para darle su tinte “social” al partido conservador Pastrana alude en un principio a los derechos individuales, los cuales gozamos todos los seres humanos y deben ser el pilar de toda constitución de un país democrático. De ahí pasa a los “derechos sociales”; salud, vivienda, trabajo, etc. Y habla de grandes redistribuciones y la importancia de los impuestos. Es curioso, casi hilarante, como en principio ataca al marxismo, pero abraza las ideas anteriormente expuestas basándose en los ideales cristianos de la compasión y la caridad ¿Qué pasó con “ayúdate que yo te ayudaré”? Todo esto basado en el ex presidente estadounidense Franklin D. Roosevelt, el liberal de liberales, quien con su New Deal llevó a su país a una recesión de más de 10 años y a una eventual guerra en otro continente. Y así como Samper basó su campaña presidencial en Nixon, podemos ver como Pastrana basó su presidencia en FDR, haciendo que el estado interfiriera para mejorar la vida de los ciudadanos... aun hay mucha gente que le agradece el UPAC... Lo triste es que dichos derechos encontraron la forma de entrar en nuestra social (por lo socialista) constitución actual.

2-El libro fue editado en 1988, cuando el conservadorismo internacional pasaba por su mejor momento en manos de Margaret Thatcher y Ronald Reagan, y aunque si menciona al en ese entonces primer ministro francés Jacques Chirac; Pastrana saca a flote al demócrata Jimmy Carter, quien empeoró la ya de por si caída economía de la época y además le quitó la confianza a los gringos en si mismos; en vez de citar a Reagan quien arregló tales problemas, fue alguien fuertemente ligado al conservadorismo e insistió que no se necesitaba un tercer partido, sino uno que tuviese colores fuertes y no tonos pastel en sus planteamientos, lo que parece afectar actualmente al partido conservador. Lo que también me lleva al tercer punto.

3-Algo bueno de este libro es que recalca los valores conservadores originales, aquellos que expusieron José Eusebio Caro y Mariano Ospina Rodríguez, entre estos: la libertad a través del orden, el respeto a las instituciones, ser un partido reflexivo y no dejarse llevar por utopismos, mantener lo que funciona y cambiar lo que no, y en particular el velar por la división de los poderes y el sistema de pesos y contrapesos, y evitar la concentración del poder. Este último punto llama la atención en una época en que el presidente del partido, Madame Cepeda, y varios de sus miembros se vendan a un presidente que pretende pasar por encima de cualquier institucionalidad y perpetuarse en el poder.

viernes, 11 de septiembre de 2009

No es el equipo, es la liga

Se celebra por estos días en el Partido Conservador el regreso a éste por parte del partido Equipo Colombia. A pesar de no ser el mayor fanático de sus propuestas políticas, y de haberse logrado por medio de una ley de dudosa intención; es bueno saber que a pesar de los desmadres que ha hecho el conservadurismo en estos últimos días, éste se fortalece.

Desde la Constitución de 1991 hemos tenido cualquier cantidad de partidos políticos (ni hablar de iglesias de garaje, pero eso es harina de otro costal), que si bien era bueno porque daba la posibilidad a mayor participación ciudadana y tener más opciones a elegir; el resultado final fue un montón de partidos paleros que solo servían para coalición, y que terminaron confundiendo al electorado. Esto se debe a que la mayoría de ciudadanos que vivimos bajo una democracia consideramos a los partidos políticos como el equipo de fútbol, y no como la liga. Mirándolos de cerca, muchos de estos partidos son disidencias de las corrientes tradicionales que se basan más en pequeñas diferencias de pensamiento que pueden ser reconciliables (y uno que otro impulso megalómano), en vez de concentrarse en las vastas convergencias ideológicas que tienen con sus partidos originales.

Si alguien se pone a ver de cerca en el conservadurismo confluyen tradicionalistas, la derecha cristiana, libertarios de derecha, neoconservadores, etc. Si cada uno de estos grupos formara partido por aparte, muy probablemente serían derrotados en las elecciones generales; pero si llegan en un solo bando con los grupos dentro del partido apoyándose entre sí, hay más probabilidad de que las ideas que cada uno de estos grupos abraza lleguen al gobierno.

Por eso es importante que haya una consulta interna, que es como la eliminatoria de dicha liga; para saber que piensan los votantes de cada partido sobre la dirección de este, y que los pequeños grupo busquen el apoyo necesario; para así llegar fuertes a las elecciones generales que son algo así como el mundial. Por eso recalco la importancia de la claridad en nuestra consulta interna, y que es un desafuero entregarle el apoyo así como así a alguien quien ni siquiera es de la colectividad.

martes, 8 de septiembre de 2009

La Esquizofrenia de Vargas Lleras

No bien termino yo de hacer un artículo sobre el exceso de impuestos, y me entero a los 4 días que un candidato propone medidas similares a las que expuse. Sí, ya sabía que Arias las tenía en su programa, y de hecho tenía mi voto, hasta que se puso de lamberico con el presidente (como es usual en él), y es capaz de venderle el partido conservador a éste, incluso servírselo en bandeja de plata. Su único interés en que se lleve a cabo la consulta, es el reembolso que le darán luego de ésta.

Ahora viene Germán Vargas Lleras, el paladín de las disidencias liberales, presidente del primer partido de centristas keynesianos que apoyaban la Seguridad Democrática. De hecho, si mal no recuerdo, ese fue el partido que lanzó al actual presidente a su primer mandato. Fue de hecho grato ver que podía haber una opción distinta a un partido que no se define. Tanta dicha no podía ser cierta, teniendo en cuenta que se trata del mismo personaje que hablaba de una coalición con los liberales, y peor aún, con el Polo. Y cierto fue, al poco rato se puso a hablar de redistribuciones, subsidios y cuanta mogolla y leche se usa para ser del “pueblo”.

La pregunta del millón es: ¿Cómo piensa otorgar esas ayudas si corta con los impuestos? La única respuesta que se me ocurre es que no fue algo que se le ocurrió a él, sino a uno de sus asesores; y al pobre loco sele cruzó con sus viejas ideas socialdemócratas. Y pobre de mí, sigo huérfano de candidato.

Y ahora, algo de musica...



Banda del Boston Crew y fuerte en el movimiento sXe, liderada por Dave Samlley quien hasta hace poco fue columnista de Conservative Punk

viernes, 4 de septiembre de 2009

A mí que me graben, no que me graven

Algo que no nos hemos podido quitar de encima de las épocas de los grandes imperios y reinados en ninguna nación es el cobro de impuestos. Si bien se puede alegar que nuestros estados modernos necesitan de nuestro dinero para realizar las obras públicas y demás quehaceres, en esta historia de gobiernos paternalistas que creen que se pueden inmiscuir en todo, cosa que es la maravilla para aquellos que no quieren ocuparse de nada y esperan que todo se los dé alguien más, este tipo de actitudes hacen que nuestros dirigentes parezcan los antiguos monarcas que creen que todo es de su propiedad y lo pueden gravar.

Uribe en su plan de confianza inversionista dio varias gabelas económicas al sector empresarial, cosa que ayuda no sólo a recuperar esta confianza, sino que aumenta la producción, y así mismo se pueden crear más empleos; es como funcionan las cosas cuando se deja trabajar y no se quita el dinero: éste se usa para generar más del mismo, y eso requiere más mano de obra. Pero como la guerra contra los grupos insurgentes ha salido más costosa de lo planeado, entonces se habla de reformas tributarias incluso subirle al IVA. (No se ha vuelto a hablar de eso con tanto relajo reeleccionista).

Ahora no me vengan los más acérrimos uribistas a fregar que hay que hacer sacrificios por la lucha. Esa frase es más propia de los mamertos que tanto atacan, lo único que se logra subiéndole impuestos al ciudadano promedio es que éste se ponga en contra del gobierno. Si el gobierno quiere más dinero lo que debe hacer es deshacerse de aquellas cosas que le han quedado grandes administrar, como por ejemplo Isagen, que debería terminar de vender sus acciones. Luego dirán los enemigos del capitalismo que seguro al privatizar todo ya no habrá más de donde sacar dinero de forma continua. Bueno, ¿qué tal si le bajan al IVA? Digamos del altísimo 16% al alto 10%. Piensen que pasaría: al ver que los costos bajan, la gente compraría más productos, las empresas venderían más, y el gobierno captaría más IVA.

Una situación gana-gana que nos convendría a todos, en vez de estar viendo la forma de quitarnos nuestro bien ganado dinero. Como decimos en el punk: “menos es más”.

martes, 1 de septiembre de 2009

¡Ayuda! ¡Soy una víctima!

A diferencia de lo que muchos creen, en la derecha si peleamos porque haya igualdad. Igualdad ante la ley de cada individuo, no más. Pero algo que le encanta a la izquierda es crear grupos de gente especial; y no me refiero “especial” en el sentido que tengan unos atributos extraordinarios, sino “especial” en el sentido que se usa con un niño que tiene trisomía en el par 21, o que sufrió de hipoxia durante su nacimiento.

Como la izquierda siempre es lado de la gente bondadosa, ella mira con condescendencia a aquellos que siente débiles, y considera que lo mejor que puede hacer ellos es darles estatus de víctimas. Lo peor del caso es que estas personas se lo creen dado que es una posición bastante cómoda, porque lo único que tienen que hacer es exigir cosas por su calidad de víctimas sin tener que trabajar por estas; causando así que sectores de la sociedad se hagan a la fuerza improductivos, y además se les dificulte la ayuda a quienes SI son víctimas, aquellos contra los que se les cometió un crimen como los famosos desplazados (es vergonzoso ver cuantos se quieren hacer pasar por estos). Y por lo cómoda de esta posición, mucha gente busca de cierta forma victimizarse hasta en cosas mínimas: “No me diga nada de mi ortografía que siempre ha sido mala”, “Es que yo soy malísimo para los números”, “Tu sabes que yo soy malgeniado y por eso te rompí la cara”. Y lo más enervante es que parecen decirlo con cierto orgullo. O también no faltan los que se venden como personas idóneas, no por sus cualidades personales, sino por ser de una extracción en particular.

No sólo es esa improductividad una de las consecuencias de estas actitudes, también el estado paternalista cree que puede resolver nuestros propios problemas mejor que nosotros y aprovecha esto para meterse hasta en lo más íntimo de nuestras vidas en vez de encargarse de hacer su trabajo y dejar trabajar. Pero claro, como existe ese sector que siente que el que produce lo tumbó, pues no hay muchos incentivos para que cada uno se encargue de si mismo si sabe que alguien más se lo va a reclamar por algún medio, y sin merecerlo. Además de los extensos códigos de leyes y derechos para “proteger” a estas víctimas, cuando una simple lista de derechos individuales sirven para todos.

En definitiva, desde donde estoy parado veo a cada persona, a cada individuo, sin importar de donde provenga, o que color de piel tenga y demás diferencias superfluas, como una mina de potencial; y si, es posible que algunas necesiten más ayuda que otras, pero aquellas que hagan uso de ese potencial sabrán que la ayuda no cae del cielo, y aprenderán a solicitarla y a sacarle provecho. Sí alguien no quiere hacer uso de su potencial, es problema de este individuo, y los demás no tenemos porque cargar con su propia irresponsabilidad.